Suivez-nous
 >   >   >   > Compréhension du texte

Annales gratuites Bac L : Compréhension du texte

Le sujet  2001 - Bac L - Espagnol LV2 - Compréhension écrite Imprimer le sujet
LE SUJET
Una entrevista decisiva

Es recibido el teniente García Guerrero en el despacho de Trujillo, el dictador de Santo Domingo (1891-1961)

El teniente (1) García Guerrero había oído hablar desde niňo, en su familia, en la escuela y, más tarde, de cadete y oficial, de la mirada de Trujillo. Una mirada que nadie podίa resistir sin bajar los ojos, intimidado, aniquilado (2) por la fuerza que irradiaban esas pupilas perforantes, que parecίan leer los pensamientos mαs secretos, que hacía sentirse desnudas a las gentes. El jefe sería un gran estadista (3), cuya visión, voluntad y capacidad de trabajo había hecho de la Répύblica Dominicana un gran país. Pero no era Dios. Su mirada sólo podía ser la de un mortal.
Le bastó entrar al despacho, chocar los tacos y anunciarse
con la voz más marcial que pudo sacar de su garganta -" İ Teniente García Guerrero, a la orden, Excelencia ! " - para sentirse electrizado. "Pase", dijo la aguda voz del hombre que escribía sin alzar la cabeza. El joven dio unos pasos y permaneció firme, sin mover un músculo ni pensar, viendo los cabellos grises, alisados y el impecable atuendo - chaqueta y chaleco azul, camisa blanca de inmaculado cuello, corbata sujeta con una perla -.
- Una buena hoja de servicios, teniente - lo oyó decir.
- Muchas gracias, Excelencia.
- Esa hoja de servicios tan buena no puede mancharla (4) casándose con la hermana de un comunista. En mi gobierno no se juntan amigos y enemigos.
- Hablaba con suavidad, sin quitarle de encima la mirada taladrante (5).
- El hermano de Luisa Gil es uno de esos subversivos del 14 de Junio. ¿ Lo sabía ?
- No, Excelencia.
- Ahora lo sabe - se aclaró la garganta, y, sin cambiar de tono, añadió : Hay muchas mujeres en este país. Búsquese otra.
- Sí, Excelencia.
Lo vio hacer un signo de asentimiento, dando por terminada la entrevista ;
- Permiso para retirarme, Excelencia.
Hizo sonar los tacos y saludó. Salió con paso marcial, disimulando la zozobra (6) que lo embargaba. Un militar obedecía las órdenes, sobre todo si venían del Benefactor y Padre de la Patria Nueva, quien había distraído unos minutos de su tiempo para hablarle en persona. Si le había dado esa orden a él, oficial privilegiado, era por su propio bien. Debía obedecer. Lo hizo, apretando los dientes. Su carta a Luisa Gil no tenía una sola palabra que no fuera verdad : con mucho pesar, y aunque por ello sufran mis sentimientos, debo renunciar a mi amor por ti, y anunciarte adolorido que no podemos casarnos. Me lo prohíbe la superioridad en razón de las actividades antitrujillistas de tu hermano, algo que me habías ocultado. Entiendo por qué lo hiciste. Pero, por eso mismo, espero que tú también entiendas la difícil decisión que me veo obligado a tomar, en contra de mi voluntad. Aunque siempre te recordaré con amor, no volveremos a vernos. Te deseo suerte en la vida. No me guardes rencor".

Mario VARGAS LLOSA, La Fiesta del Chivo, 2000.

(1) el teniente : le lieutenant
(2) aniquilado : anéanti
(3) un estadista : un homme d'Etat
(4) manchar : entacher, salir
(5) talandrante : perçant
(6) la zozobra: le profond malaise


1. Apunte los elementos que permiten hacer el retrato del dictador.

2. ¿ De qué asunto le habló el dictador Trujillo al teniente García Guerrero ?

3. ¿ Qué decisión tomó García Guerrero al salir del despacho de Trujillo ?

LE CORRIGÉ

Una entrevista decisiva

Es recibido el teniente García Guerrero en el despacho de Trujillo, el dictador de Santo Domingo (1891-1961).

El teniente (1) García Guerrero había oído hablar desde niňo, en su familia, en la escuela y, más tarde, de cadete y oficial, de la mirada de Trujillo. Una mirada que nadie podίa resistir sin bajar los ojos, intimidado, aniquilado (2) por la fuerza que irradiaban esas pupilas perforantes, que parecίan leer los pensamientos mαs secretos, que hacía sentirse desnudas a las gentes. El jefe sería un gran estadista (3), cuya visión, voluntad y capacidad de trabajo había hecho de la Repύblica Dominicana un gran país. Pero no era Dios. Su mirada sólo podía ser la de un mortal.
      Le bastó entrar al despacho, chocar los tacos y an
unciarse con la voz más marcial que pudo sacar de su garganta -" İ Teniente García Guerrero, a la orden, Excelencia ! " - para sentirse electrizado. "Pase", dijo la aguda voz del hombre que escribía sin alzar la cabeza. El joven dio unos pasos y permaneció firme, sin mover un músculo ni pensar, viendo los cabellos grises, alisados y el impecable atuendo - chaqueta y chaleco azul, camisa blanca de inmaculado cuello, corbata sujeta con una perla -.
      - Una buena hoja de servicios, teniente - lo oyó decir.
      - Muchas gracias, Excelencia.
      - Esa hoja de servicios tan buena no puede mancharla (4) casándose con la hermana de un comunista. En mi gobierno no se juntan amigos y enemigos.
      - Hablaba con suavidad, sin quitarle de encima la mirada taladrante (5).
      - El hermano de Luisa Gil es uno de esos subversivos del 14 de Junio. ¿ Lo sabía ?
      - No, Excelencia.
      - Ahora lo sabe - se aclaró la garganta, y, sin cambiar de tono, añadió : Hay muchas mujeres en este país. Búsquese otra.
      - Sí, Excelencia.
Lo vio hacer un signo de asentimiento, dando por terminada la entrevista ;
      - Permiso para retirarme, Excelencia.
      Hizo sonar los tacos y saludó. Salió con paso marcial, disimulando la zozobra (6) que lo embargaba. Un militar obedecía las órdenes, sobre todo si venían del Benefactor y Padre de la Patria Nueva, quien había distraído unos minutos de su tiempo para hablarle en persona. Si le había dado esa orden a él, oficial privilegiado, era por su propio bien. Debía obedecer. Lo hizo, apretando los dientes. Su carta a Luisa Gil no tenía una sola palabra que no fuera verdad : con mucho pesar, y aunque por ello sufran mis sentimientos, debo renunciar a mi amor por ti, y anunciarte adolorido que no podemos casarnos. Me lo prohíbe la superioridad en razón de las actividades antitrujillistas de tu hermano, algo que me habías ocultado. Entiendo por qué lo hiciste. Pero, por eso mismo, espero que tú también entiendas la difícil decisión que me veo obligado a tomar, en contra de mi voluntad. Aunque siempre te recordaré con amor, no volveremos a vernos. Te deseo suerte en la vida. No me guardes rencor".

Mario VARGAS LLOSA, La Fiesta del Chivo, 2000.

(1) el teniente : le lieutenant
(2) aniquilado : anéanti
(3) un estadista : un homme d'Etat
(4) manchar : entacher, salir
(5) talandrante : perçant
(6) la zozobra: le profond malaise

1. Apunte los elementos que permiten hacer el retrato del dictador.

El primer elemento es la mirada, irresistible, penetrante. El segundo trata de la voz, aguda ; en el tercero el autor habla del físico del dictador, cabellos grises, alisados que nos indica una cierta edad y de su impecable atuendo que nos muestra elegancia y pulcritud.

Todos estos elementos nos permiten ver la personalidad en su conjunto.

2. ¿ De qué asunto le habló el dictador Trujillo al teniente García Guerrero ?

De la imposibilidad de casarse con la hermana de un comunista que se había sublevado el 14 de junio. El dictador le ordenó que se buscara otra mujer.

3. ¿ Qué decisión tomó García Guerrero al salir del despacho de Trujillo ?

Aceptó, como militar que era, las órdenes de su superior y escribió a su prometida, Luisa Gil, anunciándole la ruptura de su relación.

2019 Copyright France-examen - Reproduction sur support électronique interdite