Suivez-nous
 >   >   >   > Compréhension écrite

Annales gratuites Bac L : Compréhension écrite

Le sujet  1998 - Bac L - Espagnol LV2 - Compréhension écrite Imprimer le sujet
LE SUJET

El mendigo

Al centro comercial se accede por una amplia galería llena de lujosos escaparates y allí hay un mendigo tocando la flauta. Una señora con visón y bolso de Prada (1) pasa por delante. El mendigo interrumpe la melodía y le tiende la mano para pedirle una limosna. La señora dice : lo siento, llevo prisa, y apresurando instintivamente el paso entra en el establecimiento. El mendigo no pide limosna a cambio de nada. Con la flauta toca el Himno a la alegría, la única pieza que sabe. La señora compra algunas cosas en el centro comercial, toma el aperitivo en la cafetería y luego decide salir a la calle. Un guarda jurado (2) de enormes bíceps le abre la puerta de cristal que da a la amplia galería, donde la flauta del mendigo aún está sonando.
Allí mismo se le acerca a la señora por detrás un tipo patilludo (3) con bambas (4) y anorak, la derriba (5) con una llave de yudo (6), le arrebata el bolso y huye a toda velocidad a lo largo del corredor, sin que nadie de cuantos circulan a su lado haga nada por deternerlo. Todo el mundo queda paralizado. También el guarda jurado, que ha contemplado el atraco a través del cristal, permanece impasible. A él le pagan para proteger únicamente a los clientes dentro del establecimiento. Sólo el mendigo reacciona mientras la señora está gritando en el suelo. Interrumpe el Himno a la alegría, suelta la flauta y sale detrás del atracador (7). Al parecer, el mendigo tiene bajo los harapos un cuerpo de atleta, porque no sólo lo alcanza sino que además se faja con él (8), lo inmoviliza y recupera el bolso que contenía, entre otras cosas, 42.000 pesetas y un Dupont de oro. El mendigo se lo entrega a la señora y a continuación comienza a tocar la flauta de nuevo. La señora trata de recompensarle por su heroísmo, pero el mendigo se niega a aceptar nada que no sea una limosna ordinaria. Cree que se la merece por el simple hecho de tocar el Himno a la alegría. La señora rebusca en el bolso una moneda de 100 pesetas, la echa en el estuche que hay en el suelo y el mendigo inclina la cabeza y se lo agradece. La señora se pierde en la calle.

Manuel VICENT, El País 04.12.1996

(1) un bolso de Prada : un sac à main de marque Prada (grand couturier italien)
(2) un guarda jurado : un vigile
(3) patilludo : aux longs favoris ("pattes")
(4) las bambas : les baskets
(5) derribar : jeter à terre
(6) una llave de yudo : une prise de judo
(7) un atracador : un ladrón que roba con violencia
(8) fajarse con alguien : se battre avec quelqu'un


1 - La señora dice : "lo siento, llevo prisa"
Réécrire cette phrase en commençant par : "La señora dijo que..."


2 - Compléter la phrase suivante dans l'esprit du texte :
"El atracador le arrebata el bolso sin que..."

3 - Réutiliser la structure soulignée dans une nouvelle phrase en respectant le contexte :
"No sólo lo alcanza sino que además se faja con él".

4 - Mettre au passé simple :
"La señora trata de recompensarle por su heroísmo, pero el mendigo se niega a aceptar nada que no sea una limosna ordinaria".

5 - Traduire à partir de
"Al centro comercial se accede..." jusqu'à "para pedirle una limosna.".

LE CORRIGÉ

CONTESTE BREVEMENTE

1) ¿ Dónde transcurre la acción ?

La acción transcurre en la galería de acceso a un centro comercial.

¿ Qiénes son los protagonistas de la anécdota ?

Los protagonistas de la anécdota son un mendigo que toca la flauta, una señora rica y un ladrón o atracador. Junto a estos personajes se encuentra la gente y entre ésta un guarda jurado.


2) ¿ Contar el atraco en pocas líneas ?

Saliendo del centro comercial, una señora que muestra que tiene dinero se ve atacada por un hombre que le roba el bolso y la tira al suelo.

Ella grita y nadie la ayuda salvo un mendigo que se encuentra tocando la flauta. Este corre detrás del ladrón, lo atrapa, lucha con él, lo inmoviliza y recupera el bolso, devolviéndolo a su dueña.


3) ¿ Cuál es el desenlace ?

Una vez recuperado el bolso, la señora quiere recompensar al mendigo dándole dinero. Este no acepta nada especial, sólo una limosna normal.

Ella encuentra una moneda de cien pesetas. Se la da y él, inclinando la cabeza, se lo agradece.

2019 Copyright France-examen - Reproduction sur support électronique interdite